25
Nov
08

El deber de la justicia

Un juez está siendo juzgado por creer estar haciendo lo que debía, ya que era perteneciente al juzgado de familia y como tal, encargado de salvaguardar el bien del menor del que era responsable en su dictamen.

Por ello se enfrenta a una pena de nueve meses de prisión y 18 años de inhabilitación acusado de un delito de prevaricación por retardar -supuestamente- el expediente de una mujer que quería conseguir la adopción de la hija biológica de su compañera sentimental.

La acusación, como no, dice que la actuación del juez es debida a una animadversión hacia la homosexualidad de la adoptante y su pareja.
Calamita, el juez acusado, ha manifestado que según algunos informes, las adopciones entre personas del mismo sexo convierte a los niños en “cobayas humanas”, aunque este tipo de informes son contradictorios y “unos dicen que sí y otros dicen que no”.’Una cosa es lo que dice la ley y otra mi opinión’, ha manifestado el magistrado

Obviamente ante la duda, no se puede tomar la vía de arriesgar la salud y bienestar del menor ante el capricho de los adultos. Cree la que escribe.

El magistrado añadió que “lo que yo quería era un informe documentado en el que se hablara de la repercusión de la adopción en la menor”. “Yo, como juez de Familia, tenía que velar por la niña”, manifestó alegando que su obligación era el interés de la menor.

Para el juez de Familia de Murcia, “nadie tiene derecho a adoptar, sea del sexo que sea; es el adoptado el que tiene derecho a serlo”.

Ante esta última afirmación, quienes se encontraban en la sala rompieron en aplausos, a lo que el presidente del Tribunal mando callar bajo amenaza de desalojo de la sala si volvían a repetirse esas manifestaciones.

En ningún momento se ha retractado de su actuación en el caso por el que se le acusa.

El Ministerio Fiscal, pide que se imponga al acusado una pena de multa de nueve meses de prisión con cuota diaria de tres euros e inhabilitación especial el desempeño de funciones jurisdiccionales por 18 años, así mismo considera que el acusado, y subsidiariamente el Estado, deberán indemnizar a la querellante en la cantidad de 18.000 euros por daños morales.

El juicio continuará mañana con la declaración como testigo la mujer que solicitó la adopción. También comparecerá su compañera sentimental y madre biológica de la pequeña.

Que rentable puede llegar a ser la moral de algunas personas, y que raro… siempre pensé que era imposible que hubiera dinero capaz de restituir una moral herida de verdad…

Hay quien tiene miedo de seguir el dictamen de su corazón y conciencia, los hay que no.


1 Response to “El deber de la justicia”


  1. 1 chialara
    noviembre 25, 2008 a las 7:51 pm

    El dinero lo puede todo, sino mira cuanto tiempo tardan los estadounidenses en adoptar y mira cuanto tardamos los españoles…Es muy triste. Y vamos a mirar más por los niños y menos por los prejuicios de la personas. En países como China esta prohibida la adopción por parte de homosexuales, que tienen que fingir durante años que son solteros hereosexuales para adoptar. No conozco niña más feliz que Luna, su padre es homosexual y ella adoptada. No es la condición, es la persona.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


noviembre 2008
L M X J V S D
    Dic »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930









A %d blogueros les gusta esto: