23
Dic
08

Varas de medir

Hoy se ha conocido que el Tribunal Supremo de Murcia ha condenado al juez Fernando Ferrín a dos años y un día de inhabilitación, a indemnizar a la perjudicada con 6000€ y al pago de costas por “retrasar de forma maliciosa la adopción de una menor”, en este caso por una lesbiana novia de la madre biológica. Y el juez Ferrín todavía se puede dar con un canto en los dientes porque el fiscal pedía 18 años de inhabilitación.

Casual e irónicamente, también hoy, el Consejo General del Poder Judicial ha confirmado la irrisoria multa de 1500€ a otro juez, a Rafael Tirado, a este por “retraso en la ejecución de condena” a un pederastra violador de niñas al que olvidó meter entre rejas y que, entre tanto, asesinó a la niña Mª Luz Cortés. Esto es solo un ejemplo, una comparación odiosa pero, si existiese justicia, si hubiera una proporción en las penas ¿que indemnización tendría que pagar este señor juez?, ¿en cuánto se valora la vida de una niña?, ¿cuánto tiempo debería estar inhabilitado?

Así funciona el politizado poder judicial en lo que queda de España en el siglo XXI. ¿Existe justicia en España? Vivimos en un país en plena descomposición, corrompido por la progresía y lo políticamente correcto y hay ciertos tabús que no se le pueden pasar por la cabeza ni siquiera a un juez. A día de hoy, se puede ser un incapaz como funcionario, y que dicha incapacidad tenga como resultado la muerte de una niña de cinco años a cambio de una multa que no será ni una tercera parte de lo que gana el juez en cuestión -en lo que se gaste en un par de cenas-, pero a nadie se le puede ocurrir tocarle los cojones (nunca mejor dicho) a una lesbiana que quiere ser padre y que ponga en tela de juicio las nuevas normas de la sociedad progre. Y quien dice a una lesbiana bien podría decir a los separatistas catalanes que queman fotos, hacen caricaturas insultantes o directamente piden la muerte del Borbón, a los separatistas vascos que homenajean a terroristas asesinos, a los que ponen sus nombres a calles y plazas, a los que los subvencionan, o a los jóvenes “antifascistas” que revientan actos, destrozan mobiliario público o asaltan comisarías.

¿Dónde nos conduce la falta de justicia?, ¿qué ocurre cuando los ciudadanos honrados ven que el Estado no actúa con equidad? ¿Dónde nos lleva la indefensión? Pero mucho cuidado, porque “esta justicia” tampoco es ciega, los personajes que nos imponen lo que es legal y lo que no, los que nos juzgan y tienen en su mano complicarnos la vida, saben muy bien en quién tienen que descargar el peso de la ley y en quien no, tienen distintas varas de medir. Y, en el país al que vienen en masa delincuentes de medio mundo por la incompetencia de los gobernantes, de las Fuerzas de Orden Público y la levedad de las penas, tener muy claro que para nosotros tienen reservada la peor de esas varas.

A.I.


0 Responses to “Varas de medir”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


diciembre 2008
L M X J V S D
« Nov   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  









A %d blogueros les gusta esto: