07
Ene
09

ENVÍO (a mi camarada Isra)

Querido camarada Isra:

Pronto, el ruido insoportable de la calle y sus turbias estridencias dejarán de ser un estorbo para ti. El sistema te encarcela porque no quieren tu sangre joven, hirviente y combativa, en las calles de nuestra España moribunda… Y este día 8 te adentrarás en un túnel de corrupción y decandencia reflejo exacto de la nación que padecemos.

Mas no pienses, ni por asomo, que al adentrarte en las mazmorras de la “democracia” estás perdiendo ni un sólo ápice de tu libertad. La Administración, la de Justicia y la otra, no pueden privarte sino de la libertad deambulatoria. NADA MÁS. Pero allí donde estés, mientras mantengas alta la frente y tu criterio íntegro; mientras lees y te formas y escribes y nos recibes; mientras mantienes firme el corazón e incólume tu Voluntad, entonces, SEGUIRÁS SIENDO LIBRE, PROFUNDAMENTE LIBRE, ETERNAMENTE LIBRE…para pensar y para decidir, para discrepar y para disentir; para sentir, para volar con la imaginación y para luchar… Donde tú estés mantendremos una trinchera falangista de la que nunca renegaremos.

Hace ya muchos años que la canción cuya letra reproduzco a continuación se convirtió en un símbolo, en un grito de esperanza y en el aliento indispensable del camarada perseguido, reprimido…o preso. Su letra nos trajo, a los oscuros calabozos de la DGS, en la Puerta del Sol, bajo la rigurosa tortura que implicaba la tristemente famosa Ley Antiterrorista, que el sistema nos aplicaba a los patriotas, una bocanada de energía, de ánimo y de apoyo inconmensurables. Ha sido silbada en muchas cárceles de la “democracia” y ha empañado nuestros ojos por la alegría de saber que nuestra lucha, nuestra lucha, está allí donde uno de los nuestros combate o padece.
Camarada, Isra. A tí dedico ahora estas estrofas. Con el corazón encogido y este inmenso abrazo que te envío:

A ti, fiel camarada, que padeces
el cerco del olvido atormentado,
a ti, que gimes sin oír al lado
aquella voz segura de otras veces:
te envío mi dolor.

Sí desfalleces
de todos el acoso y cansado,
tu afán ves como un verso malogrado:
bebamos juntos en las mismas heces,
en las mismas heces.

En tu propio solar quedaste fuera,
del orbe de tus sueños hacen criba.
Pero allí donde estés cree y espera
pero allí donde estés cree y espera.
El cielo es limpio y en sus bordes liba
claros vinos del alba primavera.

A ti, fiel camarada que padeces
el cerco del olvido atormentado:
el cielo es limpio, el cielo es limpio,
pon arriba tus ojos, siempre arriba.

Ricardo Saéz de Ynestrillas

Visita su blog:

http://ynestrillas.blogspot.com

Su libro:


0 Responses to “ENVÍO (a mi camarada Isra)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


enero 2009
L M X J V S D
« Dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  









A %d blogueros les gusta esto: